ACERCA DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

La violencia constituye un patrón de tácticas y conductas coercitivas que se aprenden culturalmente, que son socialmente aceptadas y que ejerce una persona en contra de su pareja íntima. Entre los tipos de abusos pueden figurar el abuso físico, el sexual, el psicológico y el económico. La violencia doméstica también pueden ser ejercida por un miembro de la misma familia u hogar, y/o contra él o ella.

La violencia doméstica no se limita a determinados grupos de similares características raciales, estatus socioeconómico, identidad de género, sexo, orientación sexual, origen o identidad étnica, edad, religión o posición social, sino que es perpetrado por abusadores y abusadoras de todos los sectores sociales. Toda persona sobreviviente de la violencia doméstica tiene derecho a la asistencia jurídica y a los servicios de apoyo.

Aunque la dinámica de abuso en las relaciones suele ser igual para los integrantes del diversas comunidades y grupos sociales, la experiencia de cada individuo, así como su respuesta y sus necesidades con relación al abuso son únicas y pueden ser variadas. Las victimas que pertenecen a la comunidad LGBTQ, las víctimas de color, las víctimas con capacidades diversas, las víctimas de edades diferentes, las víctimas que son inmigrantes y las víctimas que son personas refugiadas pueden sufrir diversas formas de abuso que se relacionan directamente con su identidad, así como enfrentar por las mismas razones distintas barreras para obtener servicios. Todas las víctimas de la violencia doméstica, ya se trate de mujeres, hombres, trans, gays o heterosexuales, tienen derecho a la seguridad y la ayuda.

Para obtener más información, sírvase leer:

Lista de los tipos de abuso - Esta lista suministra información más detallada sobre los diversos tipos de abuso.

Lista de verificación de los signos de abuso - Esta lista le puede ayudar a comprobar si usted o alguien que usted conoce está o no sufriendo abuso. Nótese que no se trata de una lista completa, sino de una guía.